¿En qué consiste el despido disciplinario?

Es importante empezar por mencionar que en el momento en que se hace necesario o se busca despedir a un trabajador, la mayor parte de las empresas optan por seleccionar la figura del despido improcedente, decisión que según sean las circunstancias, puede traer ciertos resultados no deseados o que no van al lugar.

En ese orden de ideas, en caso que se quiera hacer un poco más estricto en torno al modo en el que se despide a un trabajador, lo que se sugiere en este caso es que se conozca un poco mejor qué es y cuáles son los derechos del despido disciplinario. Con la figura del despido improcedente la empresa tendrá que afrontar una indemnización, la cual va a variar de acuerdo con el contrato sostenido entre ambas partes.

¿Qué es un despido disciplinario?

Ahora bien, es cierto tipo de situaciones es posible acudir a otro tipo de figuras cuando se busca poner fin a una relación laboral. En este caso, el despido disciplinario es una de esas opciones en donde las empresas van a poder identificar grandes ventajas.

Para empezar, con un despido disciplinario no hay ningún tipo de implicación en cuanto al pago de una indemnización, sino que en este caso lo que se hace es liquidar al trabajador en cuanto a sus cantidades pendientes por medio de un finiquito. Lo anterior se debe a que con esta clase de despido se está confirmando o afirmando que un trabajador ha incumplido con sus respectivas obligaciones laborales de un modo reiterado o que cometió una falta grave.

El estatuto de los trabajadores y un despido disciplinario

Se aconseja de todos modos, que siempre antes de tomar una decisión de este tipo se consulte de manera particular el artículo 54 del Estatuto del Trabajador, para así estudiar si la figura del despido disciplinario es la más conveniente. Hay que tener en cuenta que en caso de no cumplir con una serie de requisitos se lo va a considerar como nulo y por ende el trabajador sería readmitido con su respectivo pago de los salarios de tramitación.

Causas de un despido disciplinario

  • Faltas de asistencia o puntualidad – Por si se entiende un hule impuntualidad, respecto a la hora de entrada. No hay claridad en cuanto a un número específico de faltas o de asistencias, pero es necesario que sean continuadas.

  • Indisciplina o desobediencia – Se espera como norma general que un empleado obedezca las órdenes de la empresa, aunque claro esto no es así si hay algo ilegal de por medio.

  • Ofensas – Es un asunto complejo por lo subjetivo que puede ser, pero estas ofensas pueden implicar relaciones con la dirección, compañeros, clientes, familiares, etc.

  • Buena fe contractual – Trabajador y empresario deben cumplir con lo que se estipula en el contrato.

  • Disminución continuada y voluntaria el rendimiento – Se esperan cierto rendimiento del trabajador, si incumple debe haber un aviso y posteriormente quizá un despido.

  • Embriaguez habitual o toxicomanía – Debe ser una situación continuada y repercutir de un modo negativo en el rendimiento.

  • Acoso o discriminación – En caso que la acción sea a otros compañeros, clientes o proveedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *